jueves, diciembre 13, 2012

Conversaciones, motivaciones y... eso mismo

Conversar.... parece que cada vez lo hacemos menos. Motivaciones.... parece que cada vez tenemos menos.
¿Qué cuesta conversar? Nada. ¿Qué cuesta motivarse, animarse a hacer algo, levantarse con ganas de iniciar un nuevo proyecto? La verdad, cuesta un poco más que conversar. Un buen poco más.
Ahora, si las personas con quién hablamos no conversan o son cargaditos a ser paratélicos... ufffff, de verdad que motivarse se vuelve cuesta arriba.
Por otra parte, cuán importante se vuelve el humor en las conversaciones y en nuestras motivaciones. Resulta importante para relacionarnos - conversaciones- y para motivarnos - poder reírnos de las situaciones cuando algo no resulta como queremos-.
Me pregunto: ¿por qué hoy algunas personas son tan negativas en sus conversaciones y les cuesta tanto motivarse? ¿Por qué tengo la impresión de que el humor de algunas personas es un humor forzado, con aires de querer ser algo seudo intelectual? Al parecer está de moda "parecer" intelectual, cuando muchas veces quienes quieren parecerlo no saben ni siquiera qué significa esa palabra. Quizás será que somos consecuencia de un pobre sistema educacional en que lo único que le queda a las personas, para parecer serias y educadas, es andar con cara de amargadas todo el rato. 
Al final de cuentas, las apariencias consumen el ánimo de las personas, porque entre nosotros (y no le cuenten a nadie): No creo que todos los #$%& sean tan educados y serios.
Para finalizar, traten de soltarse, de hacer lo que ustedes quieren, de trabajar por sus sueños y no por los de otros y... en fin, esta life es muy corta para desperdiciarla.

Nota: Aquellos que sean realmente intelectuales, por favor no se enojen. Ustedes saben que este post no es para ustedes. Además, quién soy yo para para calificar o juzgar a la gente, sólo un ignorante más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario