domingo, agosto 12, 2012

Accidente en moto

Cuando andas en moto hay ciertas cosas que debes tener presente: 1º. Estar súper atento a las condiciones del tránsito; 2º. No beber si vas a manejar; 3º. Gastar un poco de dinero e invertir en seguridad (un casco razonablemente bueno, chaqueta con protecciones, guantes, etc.) y; 4º. Lo más importante, que es una actividad riesgosa en la cual pones en peligro tu vida y cuando menos, tu integridad física.

Por otro lado, el estar en riesgo te hace tener otra actitud frente a la vida. Cuando te caes te levantas y sigues adelante. Cuando sufres un accidente y no te pasa nada, das gracias. Cuando otro comete un error y te ves involucrado en un accidente, te pones en el lugar del otro y entiendes que quizás para él también es complicado y que no quiso causarte mal.

En resumen, y según dicen por ahí: "Los que andan en moto son los caballeros de hoy. Y los que andan en moto, por lo general, son unos caballeros".

Bueno, la reflexión anterior se debe a que ayer sufrí un accidente, en el cual, por suerte no me caí - si no, habría sido mi tercera vez en el piso-, y pude controlar la moto.

La causa del accidente: la irresponsabilidad de un conductor de SUV de dar una vuelta en U donde no correspondía y el estar preocupado, a la vez, de buscar su celular ( a cada rato me decía: "No te vi").

Los daños: el conjunto del tubo de escape y silenciador y un plástico de la parte trasera lateral derecha que se rayó.

Hoy, pensando en lo de ayer, llegué a la conclusión que ese golpe en la moto podría haber sido en mi pierna y que, quizás, por menos de un segundo, me salvé de estar contando otra historia, o peor aún, sin posibilidad de contarla.

¿Seguiré andando en moto?: Sí. Una vez cuando tenía como 20 años, yo choqué con una camioneta y dicen que salí volando; afortunadamente, en dicha oportunidad tampoco me pasó nada, y eso que volé por sobre el pick up de la camioneta. Sólo esa vez dije que no andaría más en moto.

Para terminar: Siempre estamos en riesgo. Podemos caernos en la ducha, darnos un golpe en la cabeza y morir. Si no es nuestro momento, seguiremos dando pelea.

Así quedó el silenciador y el protector después del golpe (el barro
también es parte del accidente. No sé de dónde salió, pero 
la moto y yo quedamos llenos de barro)


                                  Es muy tenue, pero se pueden ver unos pequeños arañazos.
Los restos de pintura que faltan ahí quedaron  en el parachoques
del SUV.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario